La Osa Gregoria

La Osa Gregoria

Construcciones

Juego libre se sucede entre dos polos opuestos... la construcción y la destrucción. Tiene la posibilidad de dar forma y contenido a la imaginación, transformar la realidad haciéndola visiblemente distinta.

Se arma sin modelo ni estructura previa, se comparte con otros o se proyecta individualmente. Exige ciertas nociones de cálculo, medidas… ensayo y error, probando diferentes hipótesis.

Se usa el espacio, quizás, como en muy pocos talleres, aprovechando la tri-dimensión y  el propio  cuerpo.

Favorece nociones espaciales: arriba, abajo, adentro, afuera, cubierto, descubierto. Nociones de equilibrio, desequilibrio, peso, tamaño, medidas cantidad. También posibilita el “como si” del juego simbólico, estimulando dramatizaciones, y sobre todo el lugar que cada uno puede darse dentro del juego.

Se realizan operaciones del pensamiento como observación, diferenciación, comparación, clasificación, etc.

Trasladar lo que conocemos a un pequeño espacio, implica empezar a recorrer un largo camino cuya etapa más próxima será posiblemente trasladar lo escrito en el pizarrón, o a un espacio reducido del cuaderno en los primeros grados. Conocer en lo concreto las cualidades y atributos de los objetos, jugar con el cálculo hasta derribar la construcción y volverla a intentar promueve el futuro pasaje a las operaciones lógicas.

La propuesta es agregar a este taller todo elemento que enriquezca la construcción por más disparatado que esto resulte (latas, cajas, tubos, palitos de la ropa, telas, lonas, caballetes, tablones, dakis, ladrillitos, soldaditos, mesas, sillas, etc.) sumando la intención de registrar en el plano gráfico los planos o figuras que resulten después del armado concreto así como los relatos de cómo se hizo y los cálculos necesarios.

Reafirmamos una vez más que la importancia social de lo lecto-escrito aparece en cualquier taller, como necesidad de registro, memoria o cartel de indicaciones.

Ciencias

¿Cómo aprende un niño?

Curioseando, mirando, observando, comparando, experimentando, ensayando, probando, descubriendo, arriesgando, tocando, hipotetizando, leyendo, buscando, encontrando.

¿Qué aprender? 

La realidad. Construir la realidad más allá de lo objetivo, de lo observable, de lo tangible, de lo que nos permiten los sentidos. Partir de los absurdos más absurdos y someterlos a leyes reales, hipotetizando entonces el posible devenir (es decir las consecuencias).

Esperar lo no esperado. Hablar sobre lo inesperado que aparece. Conjeturar. Dar aproximaciones. Promover el hábito de la recolección de elementos varios (objetos que no sabemos que son, ni que antes de este descubrimiento ocuparían el rango de cosas ), agruparlos, separarlos, compararlos, ver sus utilidades y buscar otras, verdaderas o falsas.

La palabra Ciencia dice sobre "el conocimiento de las cosas", también dice "humano saber", habla también de la habilidad y maestría del conocimiento, no del conocimiento por sí mismo sino de la humanización de esta acción, entonces diríamos que se hace ciencia mirando, comparando, experimentando, ensayando, descubriendo, arriesgando, hipotetizando... acciones que darán lugar a niños curiosos y activos. 

La ciencia necesita de la invención, de la creación de hipótesis (casi siempre falsas)... ¿y cómo llegar a ellas sin la imaginación, sin la fantasía, que es su raíz? La realidad no se contrapone a la fantasía, se alimentan mutuamente en la transformación.

El taller de ciencias no pretende encontrar una realidad verdadera o una verdadera realidad, sino la posibilidad de aprender a preguntarse sobre el saber, fundamentalmente el saber hacer... con lo que encuentro. A cuestionar saberes encapsulados, construyendo otros nuevos, sin necesidad de destruir los anteriores, sino modificándolos, transformándolos. Se trata de poner entre signos de preguntas el estatuto de lo verdadero.

Biblioteca

Leer, mirar, observar, captar, disfrutar, sorprender, armar, relatar, secuenciar, escuchar, son algunas de las habilidades cognitivas lingüísticas que se intentan desarrollar en este taller.

Biblioteca permite trabajar secuencias de tiempo, antes y después, principio y fin, partes en el todo. Se confeccionan libros de cuentos, de ciencias, de adivinanzas, de chistes, diccionarios, etc.

El taller debe estar provisto de variados portadores de texto: diarios, revistas, cuentos con y sin imágenes, libros de ciencia e imágenes. Una imagen puede ser “mirada” de tantas maneras como personas la aborden, y una sucesión de imágenes dará lugar a diversas interpretaciones, poniendo en juego varios puntos de vista y generando un buen espacio para la fantasía.

Tal vez el mejor objetivo de las propuestas en Biblioteca sea: “ser contadores de historias...cuenteros, escritores, fabuladores. Hacer uso y abuso de la palabra dicha y escrita. Inventar, fantasear, dejando un testimonio escrito para volver a leer, para leer con otros.

Entre el vínculo del niño pequeño y el texto literario hay siempre un adulto mediador y en las buenas experiencias de iniciación a la lectura hay siempre registrado un matiz de afecto. De ahí la importancia de la apertura de estos espacios de lectura placentera.

 

Posibles actividades a lo largo de todo el año:

  • Exploración de los diferentes tipos de textos (libros de cuentos, revistas, libros de poesías, etc.)
  • Lectura oral, individual y compartidas.
  • Inclusión de los textos trabajados en el proyecto “Las hadas, los duendes y los brujos.
  • Clasificación de los textos en base a características comunes. Los criterios de clasificación al comienzo serán posiblemente por aspectos relacionados al formato del portador (por ejemplo tamaño, color, colección) más que al contenido del mismo. Será tarea del docente estimular y orientar la variación de estos criterios iniciales de clasificación para que vayan incluyendo otras variables, por ejemplo entre los libros de cuentos aquellos que sean de brujas, duendes y hadas podrán ir en un estante; los que sean del mismo autor, juntos. De igual manera agrupar las enciclopedias, los libros de poesías, las revistas, los libros de recetas, etc.
  • Rondas de intercambio oral para la elaboración grupal de normas de funcionamiento.
  • Difusión del trabajo realizado en la sala: confección de afiches/cartelera, invitación para la lectura de textos a otros nenes de las diferentes salas, mesa de recomendaciones literarias, invitación a otros lectores adultos. Sistematización del funcionamiento de la Biblioteca: copia de nombres y fechas para registrar en las fichas. Inclusión en el inventario de nuevos textos.
  • Rondas de lectura e intercambio en forma sistemática: en la sala y con otros lectores y contadores: hermanos, abuelos, padres, poetas y escritores de oficio.

Dramatizaciones

Este es un espacio que estimula el juego dramático. El niño se identifica con otras personas y asume roles diferentes (mamá, papá, doctor, vendedora). Es una actividad creadora, provoca placer y satisfacción, promueve la comunicación verbal y corporal, así el niño explora y descubre el mundo que lo rodea,  con la posibilidad de representar hechos simples de la vida cotidiana, sus temores y también elaborar situaciones conflictivas.

Mediante las diferentes actividades que se proponen, los niños establecen y afianzan los vínculos afectivos con sus compañeros, crean códigos gestuales y verbales.

Disfrazarse, jugar al “como si”, sirven el desarrollo de habilidades prácticas para ejercitar el vestirse y desvestirse, calzarse y descalzarse; maquillarse frente al espejo requiere la ejercitación de la observación y permite experimentar sabores, olores, colores explorando las posibilidades de su psicomotricidad y promoviendo aptitudes necesarias para futuros aprendizajes.  "Promover la alfabetización inicial reconociendo la importancia del lenguaje para el acceso a los conocimientos, para recrear las prácticas culturales al mismo tiempo que posibilitar el ingreso a otros mundos posibles." (Núcleos de Aprendizaje Prioritarios del Nivel Inicial -NAP-, pág. 14).

En este sentido, “…el reconocimiento de las posibilidades expresivas de la voz, del cuerpo, del juego dramático y de las producciones plástico-visuales... la producción plástica, musical, corporal, teatral por parte de los niños… (y) la exploración, observación, interpretación de producciones artísticas”, (NAP, pág. 18) son medios para lograr estos propósitos.

Juegos de mesa

Este espacio es más conocido como “juegos tranquilos” pero diremos que esta tranquilidad es, ficticia, aparente, ya que desde una perspectiva lúdica, aquí hay juego, y si hay juego hay movimiento corporal, de pensamiento, organizando hipótesis, ensayos, poniendo a prueba estrategias a través de saltos cualitativos y/o cuantitativos. Aquí se pone en juego la palabra hablada con otros y el lenguaje interior, la palabra pensada como en el juego de cartas, rompecabezas, juegos de encastres, loterías, dominó, bingo, colecciones, juegos de letras.

Se ejercitan contenidos en proceso, se descubren cualidades de los objetos y sus relaciones ,se llega al concepto de clases : ordenamientos simples y complejos con los cuales el niño irá descubriendo las nociones de número, tiempo, espacio hasta el advenimiento de la reversibilidad que no se da sorpresivamente sino que es el resultado de un proceso estructural; es un salto cualitativo de pensamiento que descubre un punto de vista distinto al anterior al cual ya no se puede volver.

Es importante tener en cuenta que todos los niños tienen posibilidades de aprender cosas nuevas, solo es preciso saber aproximadamente el nivel de discrepancia, la distancia o diferencia que vamos a proponer para que el niño pueda captar un nuevo desafío, es decir : si la propuesta del adulto está demasiado lejos de lo que el niño tiene para hacer juego, no se producirán “abrochamientos” significantes,  del mismo modo si no hay distancia entre lo que el niño sabe y lo que propone el adulto, tampoco habrá cambios… será una mera repetición de esquemas ya obtenidos y aprendidos.

Por esta razón es de suma importancia que el maestro del Nivel Inicial pueda hacer diagnósticos conjeturales del pensamiento de sus niños. Conjeturales porque son parciales, poco reales y muy móviles... pues en verdad...¿quien sabe lo que puede un niño? y en que momento ?

Estos juegos de mesa requieren una especificidad de espacio, por ejemplo repisas al alcance de los niños para que la elección del material sea en forma independiente. Este último debe estar acomodado, seleccionados  (con los criterios convenientes) y rotulados.

Aquí se estimula la invención, la prueba constante de conjeturas e hipótesis, el hacer concreto con los objetos que favorece el cálculo y las abstracciones matemáticas, tratando de que lo imaginario dé lugar a lo simbólico.

Plástica

Al pintar, modelar, dibujar, al “poner el cuerpo” desde la vivencia y la experiencia, el niño puede mostrar sus estados afectivos, es un canal abierto para la construcción subjetiva. Estos “espacios de encuentro” consigo mismo y con los demás, favorece la confianza, seguridad en sí mismo, la aceptación de sentimientos y emociones. A través del arte el niño se independiza del adulto, utilizando los materiales con libertad, y confianza, se expresándose en sus trabajos con soltura y originalidad.

Los niños expresan aquí su creatividad combinando técnicas, colores, texturas de acuerdo a su interés e intuición, explorando el plano gráfico, manipulando, representando en el espacio bidimensional a través de la pintura, el collage, dibujos en planos comunes e inclinados, así como también transitan los espacios tridimensionales con el modelado, estructuras con cajas, confección de títeres etc. Valoramos la expresión artística que no brinda modelos y estamos convencidas de su importancia para el desarrollo de la inteligencia. Significan mucho más que simples “actividades manuales”, se pone en juego la curiosidad, el placer, los sentidos y la resolución de situaciones imprevistas.

Algunas veces las producciones son individuales y otras entre dos o más niños, lo importante aquí es el proceso y no el producto (entendiendo como “producto” a una obra terminada de acuerdo a las expectativas del adulto)

Los materiales deben estar al alcance de los niños sin graduaciones infundadas, deben poder acceder a las tijeras, hilos, agujas, pinturas, plasticolas, pinceles etc. Cada material sin embargo debe ser presentado previamente en el grupo total para conocer sus riesgos y posibilidades.

El taller de arte frecuentemente posee un ambiente amplio y agradable con música y  esencialmente sin límites para lo ingenioso, creativo e irrepetible.

Carpintería

Este taller se organiza con materiales reales y no simbólicos a saber : clavos, martillos, maderas, pinzas, cola de carpintero etc.Los niños a partir de los tres años juegan armando objetos de madera ó simplemente pequeñas estructuras que luego decoran en plástica para finalmente llevárselas a su casa.

De esta forma se practica la motricidad gruesa y fina, la coordinación viso-motriz,  y por supuesto la creatividad y la invención.

Además favorece el entrenamiento de las nociones de cálculo, relaciones espaciales parte-todo, adiciones y sustracciones, anticipaciones simples y búsqueda de hipótesis. Para nosotros este taller es imprescindible como preparatorio para el desarrollo de la lectoescritura, significa preparar su psicomotricidad para escribir en un cuaderno, sin que se someta al niño a la aburrida escena de repetir palotes o rellenar con puntitos un cuaderno que carece de significación .

Entendemos al “aprestamiento” como un “preparar para” que comienza cuando el niño nace y permanece siempre activo hasta en la vida adulta, por eso no creemos que el “aprestamiento” deba comenzar en un período determinado del año y usando el cuaderno como elemento de prácticas inútiles.

Costura

En este taller al igual que en Carpintería se trabaja con elementos reales: agujas, alfileres, hilos, cierres, telas, tijeras, botones etc.

Intentamos revalorizar las ideas de la abuela, aquellas que nos hicieron aprender habilidades a partir de una inocente propuesta, de un juego y un momento particular que hoy atesoramos en la memoria. Casi sin saberlo las abuelas estimulaban la motricidad gruesa y fina, la coordinación visomotora, las nociones matemáticas y geométricas, la imaginación, la paciencia y el encanto de poder hacer algo que nos sirva para jugar...una carterita ó una cartuchera que será tanto o más preciado que el juguete comprado.

La propuesta es confeccionar objetos significativos como vinchas, corbatas, carteritas, perfumeros, cartucheras, ropa para las muñecas y en algunos casos polleras y otros elementos que lucen los niños al regresar a su casa.

Desde los tres años y de acuerdo a sus posibilidades el Taller de Costura intentará estimular a “excelentes modistos... si las tijeras y los prejuicios así lo permiten”.

Cocina

La comida es un hábito social; como el taller es un lugar donde se juega se elabora y se transforma algo para ser utilizado pensamos que a través del Taller de Cocina los niños pueden manipular alimentos de distinta consistencia, reconociendo la transformación de la materia además de entrenar las nociones de causa-efecto y las habilidades manuales. Este espacio se convierte en un laboratorio experimental donde los niños podrán poner a prueba sus hipótesis más absurdas y llegar a algunas conclusiones que aumentarán sus conocimientos y saberes.

Este taller  resulta también muy interesante en relación a los contenidos de la matemática por el manejo de las cantidades, la incorporación de secuencias temporales y también de la lecto-escritura con la  lectura y confección de  recetas.

Además favorece la investigación y  la interacción grupal, la práctica de hábitos de orden e higiene y algo muy importante que es el disfrute del producto final compartido socialmente.

En este taller pueden participar los niños a partir de los dos años y brinda la posibilidad de invitar a los papás o los abuelos para que nos “enseñen” sus recetas preferidas y las compartan en el jardín.

 

Posibles actividades

  • Preparar  pan, ensalada de frutas, gelatina, etc.
  • Indagar sobre los saberes previos de los niños en cuanto a los temas a tratar: ingredientes y los procedimientos de preparación.
  • Registrar información.
  • Recurrir a recetarios o a alguien que cocine o que sepa elaborar el pan. Leer alguna receta, para que los chicos tengan una primera aproximación o como se prepara el pan.
  • Analizar algunos de los transformaciones que suceden durante lo elaboración.
  • Pedir a los niños que dicten la receta de las distintas preparaciones y elaborar un recetario con el fin de sistematizar las experiencias realizadas.
  • Dibujar los pasos de las distintas elaboraciones.
  • Armado de una carpeta viajera con las recetas elaboradas por los chicos y donde las familias compartirán “Secretos culinarios”.
  • Ejercitación de normas de higiene antes de cocinar.
  • Elaboración de un mural con fotografías de las experiencias realizadas.

Educación Física

Dentro de nuestra propuesta la Educación Física  es otro lugar más para ser elegido como parte de un todo destinado a cubrir algunos ó muchos de los intereses del niño.

El cuerpo y el movimiento son columna vertebral de lo procedimental, las propuestas metodológicas de resolución de problemas y descubrimiento guiado son pilares de la didáctica comprensiva a la cual tienden las propuestas jugadas de movimiento.

En cuanto al registro posible que el niño construye, se basa en una imagen corporal y su correspondiente adecuación o acomodación a un espacio-tiempo personal y/o grupal.

Los contenidos ejes son las destrezas, las habilidades motoras básicas y por supuesto los juegos (organización-roles-pautas, etc.) como motores de aprendizaje

 La construcción de un esquema corporal juega un papel fundamental en el desarrollo del niño, ya que dicha organizaciones el punto de partida de sus diversas posibilidades de acción. El niño percibe el mundo exterior a través de su cuerpo, a la vez que también con su cuerpo entra en relación con el.
La psicomotricidad le da a conocer al docente de educación inicial que de la acción el niño pasa a la representación mental, al simbolismo, a la figuración, y a la operación.

 Por lo que podemos decir que:
 

  • La actividad corporal y las actividades sensoriales contribuyen de manera fundamental al desarrollo de la inteligencia.
  • El niño pequeño se expresa se expresa por gestos y todo la comunicación con los otros es a través del movimiento.
  • La psicomotricidad aporta recursos claves para el docente de educación inicial: la motivación, la integración, afectividad y juegos.

.
2016 © Todos los derechos reservados. Todas las imágenes respetan los derechos de autor. Desarrollado por RosWeb